Dom Pérignon P2 2000, el buqué perfecto para cualquier celebración

Gourmet / 13 noviembre, 2017

Se acercan las fiestas navideñas y es tiempo de empezar a pensar en las opulentas comidas y cenas que invaden estos días. Los mejores manjares ocuparán las mesas rodeadas por los seres queridos, los mejores vinos regarán estas delicias y como colofón el mejor champagne servirá para brindar por seguir un año más gozando de la compañía de la familia. Sin duda, uno de los mejores es Dom Pérignon que ha presentado su nueva añada, la Segunda Plenitud P2 de la añada 2000. Un vino intenso, vibrante y preciso, resultante de 16 años de elaboración. Dom-Perignon-P2-2000-champagne-TheLuxuryTrends En la boca, el Dom Pérignon P2 2000 es vibrante, con una longitud exquisitamente amarga y vegetal, donde se mezclan el regaliz y la malta tostada. En nariz, el buqué es maduro, tónico y generoso. Los aromas cálidos a grano y brioix se mezclan con los de la bergamota y frutos de hueso maduros. Es un champagne que marida con vieiras crudas, con platos donde predominen los cítricos, alcachofas fritas, róbalo, ensalada de melocotón y alga kombu, patatas a la parrilla, espuma de leche y caviar. Dom Pérignon P2 2000 es el resultado del compromiso de la marca por elaborar exclusivamente un vino de añada que supere la simple consideración de calidad. Bajo un clima tan extremo y limitado como el de la región de la Champagne, crear añadas es un reto, más aún, cuando Dom Pérignon es la esencia de la creación. Dom-Perignon-P2-experience-TheLuxuryTrends La singularidad de las añadas de Dom Pérignon reside en su evolución, ya que no se produce de forma lineal ni constante, sino en una sucesión de ventanas de expresión. Estos momentos privilegiados reciben el nombre de plenitudes, capturas del momento en el que el vino alcanza sus notas más altas e intensas. P2 representa la segunda plenitud de Dom Pérignon, el resultado de 16 años de elaboración. El momento en el que la energía se encuentra en su apogeo. La singularidad oscura, mineral, yodada y especiada de Dom Pérignon resuena más alto y más claro que nunca. dom-perignon-P2-TheLuxuryTrends En este caso, el año se caracterizó por la dura alternancia de episodios fríos y lluviosos, posteriormente cálidos y tormentosos. El verano resultó incierto, durante mucho tiempo desapacible. En cambio, de manera milagrosa, el tiempo mejoró en los últimos días de agosto. Fue este período favorable el que marcó la añada y dio como resultado un buqué único, enriquecido con una nueva energía, intensidad, vitalidad y profundidad. © Imágenes Dom Pérignon P2 2000


Etiquetas: , , , ,


The Luxury Trends



Deja una respuesta


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies